Cómo evitar el impago de alquiler en cinco sencillos pasos

Hoy en día la situación mundial generada por la pandemia ha sido la causa de múltiples preocupaciones para los propietarios de inmuebles provenientes de España y el resto de Europa, ya que en los últimos meses los índices de morosidad y el riesgo de impago de alquiler han aumentado considerablemente.

¿Alquilas un inmueble? Dí adiós a las rentas impagadas y protege tus cobros de arrendamiento desde sólo 49,90€ al año

[wpforms id=”6867″ title=”false”]

Sin embargo existen múltiples alternativas sumamente eficaces para evitar este tipo de inconvenientes de forma definitiva, lo que permite a los arrendadores recibir el capital correspondiente a su alquiler de forma puntual, además de evitar una gran variedad de problemas relacionados que por lo general significan gastos considerables.

Cabe destacar que las personas pueden garantizar el pago puntual de su renta siguiendo una sencilla serie de pasos.

No obstante deben tomar en cuenta múltiples factores antes de alquilar su propiedad con el fin de minimizar todas las posibilidades de riesgo, esta es una de las estrategias más efectivas para evitar el impago de alquiler.

impago de alquiler

Paso 1: Obtener toda la información del arrendatario que sea posible.

Al momento de alquilar una vivienda, oficina o cualquier otra propiedad es fundamental contar con toda la información y datos personales relacionados al arrendatario, ya que esta es la única forma efectiva de evitar ciertos riesgos incluyendo el impago de alquiler, el daño a la propiedad o la ocupación indebida de inmuebles.

Es por esta razón que sin importar lo apurado o necesitado que esté el dueño por alquilar su propiedad, siempre debe tomar el tiempo suficiente para conocer apropiadamente a sus posibles inquilinos, incluso se recomienda entrevistar a las personas interesadas en arrendar antes de tomar una decisión definitiva.

De la misma manera también se recomienda averiguar acerca de la situación laboral y financiera de los posibles arrendatarios para asegurarse de que cuenten con las posibilidades económicas de pagar oportunamente el alquiler, por lo que se recomienda solicitar su historia crediticia y una constancia de trabajo original como requisito obligatorio.

Una de las equivocaciones más habituales cometidas por los propietarios al momento de alquilar un inmueble es fijarse únicamente en la apariencia de los interesados, es por este motivo que siempre se debe consultar con los arrendatarios anteriores para asegurarse de elegir a las personas adecuadas en base a sus referencias.

READ  Los mejores seguros de alquiler - Pólizas Comparativa y coberturas

Es importante mencionar que los datos personales de los arrendatarios suele variar con el paso del tiempo, así que es indispensable actualizar dicha información de forma constante para garantizar que el inquilino siga contando con la disponibilidad económica para continuar pagando las rentas de alquiler.

Paso dos: Evitar contratos verbales

En ocasiones muchos inquilinos proponen acuerdos de palabra para establecer las condiciones de su arriendo, lamentablemente los contratos informales suelen ser la causa de múltiples complicaciones incluyendo el impago de alquiler ya que no cuentan con ningún sustento ni validez legal, así que no existe ninguna posibilidad de obligar al inquilino en caso a que se rehúse a cumplir.

La opción más confiable para garantizar el cumplimiento de todas las cuotas de alquiler es redactando un contrato donde los inquilinos se comprometan a pagar puntualmente dicha renta, también es importante contratar un profesional en el ámbito del derecho en caso de no contar con el conocimiento legal suficiente para redactar dicho documento.

Cabe destacar que los contratos de alquiler deben incluir algunos elementos específicos como es el caso de los nombres y apellidos, la dirección y una copia del documento nacional de identidad de los arrendatarios, además deben explicar de forma específica y detallada cada una de las condiciones de alquiler.

Al mismo tiempo los contratos de alquiler también deben de incluir la duración específica del contrato, lo que ayuda a impedir que los inquilinos ocupen el inmueble por un tiempo indeterminado, por otro lado este tipo de documentos también debe especificar el monto de las cuotas de arriendo, el método de pago y la fecha límite de pago.

También se recomienda incluir una fianza en el contrato de alquiler gracias a que este requisito obliga a los inquilinos a pagar de forma anticipada una cantidad impuesta por el propietario con el fin de evitar el impago de alquiler en caso de que las personas se atrasen o se rehúsen a pagar, además las fianzas sirven como un seguro para costear cualquier daño causado por el inquilino.

Así mismo es indispensable asegurarse de que el contrato incluya una cláusula de conservación donde los arrendatarios se comprometan a devolver la propiedad en condiciones similares a las que se les fue entregada, en dicha cláusula también se especifica si las personas tienen derecho a realizar mejoras durante su tiempo de ocupación de la vivienda.

Por lo general se recomienda especificar en el contrato todos los gastos relacionados al inmueble, habitualmente los propietarios suelen hacerse cargo de las facturas relacionadas al alcantarillado, aseo e impuesto de bienes e inmuebles, mientras que los arrendatarios deben responsabilizarse de los pagos relacionados al mantenimiento de la propiedad y a los servicios.

READ  ¿Cómo hacer un contrato de alquiler correctamente?

La cláusula de reparaciones también es un elemento indispensable dentro de cualquier contrato, esto se debe a que los inquilinos están obligados a pagar por las reparaciones por el uso habitual de la propiedad, incluso los arrendatarios están obligados a mantener el inmueble en buenas condiciones durante su tiempo de estadía.

Por último es importante que el contrato anteriormente mencionado cuente con una cláusula de impago de alquiler, la cual especifica de qué manera procederá el arrendador en caso de que el inquilino no pueda cancelar la renta de forma puntual, de esta manera el inquilino no tendrá posibilidad de reclamar en este tipo de situaciones.

Paso tres: Solicitar avales bancarios y personales para evitar el impago de alquiler

Otra manera bastante efectiva de evitar los problemas relacionados al impago de alquiler es solicitar previamente un aval bancario o personal de la persona interesada en arrendar la propiedad, ya que este tipo de contratos garantizan el cobro del capital correspondiente a la renta de alquiler en caso de que inquilino no pueda cubrir dicho gasto.

Los avales bancarios deben ser solicitados por parte del propietario en las entidades bancarias, por lo general este tipo de contratos tiene una duración definida que puede variar entre tres y seis meses, de esta manera el arrendador puede solicitar un reembolso a través de dicho documento si el inquilino no cumple con el pago de la renta dentro del plazo establecido.

Por su parte los avales personales son contratos establecidos entre el arrendador y un tercero que se compromete a hacerse responsable del pago del alquiler, lo que garantiza la obtención del capital correspondiente a las cuotas de arriendo si el inquilino no cumple con dicho pago, habitualmente este tipo de contratos también cuentan con una duración específica.

Paso cuatro: Solicitar un arbitraje legal dentro del contrato de alquiler

El arbitraje legal se ha convertido en una de las alternativas más recomendables para los arrendatarios, ya que esta condición obliga tanto al propietario como al inquilino a firmar un anexo donde se comprometen a someterse a la decisión de un árbitro calificado e imparcial en caso de que se presente cualquier problemática o conflicto relacionado al impago de alquiler.

READ  ¿Cómo poner un anuncio de alquiler particular correctamente en Fotocasa?

Dicha alternativa es bastante efectiva gracias a que las personas se sienten aún más obligadas a pagar su cuota de alquiler puntualmente para evitar tener que someterse a este tipo de procedimientos legales, además el arbitraje legal también es bastante efectivo para solucionar inconvenientes relacionados al daño de instalaciones.

Otra característica bastante favorable de los arbitrajes legales de alquiler es que dicha alternativa resulta mucho más práctica y económica que acudir a un juzgado o tribunal para solucionar cualquier complicación legal, esto se debe a que no se requiere de la intervención de abogados y el procedimiento es considerablemente más rápido.

El único inconveniente del arbitraje legal es que el propietario también está obligado a cumplir con las decisiones dictaminadas por el árbitro, por lo que en ocasiones los inquilinos se pueden ver beneficiados de dicho acuerdo en caso de que el arrendador incumpla con alguna condición establecida dentro del contrato o el mediador considere que haya cometido alguna falta.

Paso Cinco: Contratar un seguro de cobro de alquiler o servicio especializado.

Además del servicio de protección de cobro de rentas que ofrece Rent and Protect, los seguros de cobro de alquiler también son una alternativa sumamente recomendable para evitar el impago de alquiler.

Gracias a que este tipo de póliza se hace responsable de reembolsar el dinero relacionado a las cuotas de arriendo hasta por doce meses, a su vez dicho seguro también cubre cualquier daño o desperfecto causado intencionalmente por los inquilinos.

Este tipo de seguros son sumamente recomendables para los arrendadores ya que estos pueden garantizar el cobro de su alquiler por tan solo una fracción de su precio, por lo general las pólizas anteriormente mencionadas se cancelan a través de cuotas mensuales, no obstante el inquilino deben cumplir con ciertos parámetros para poder solicitar una póliza de cobro de alquiler.

Por otro lado, los seguros de cobro de alquiler también resultan un filtro bastante confiable para elegir a los inquilinos adecuados, gracias a que este tipo de pólizas cuentan con un proceso de selección muy estricto, es por este motivo que es importante solicitar dicha póliza antes de confirmar el alquiler.

También es importante mencionar que los seguros de cobro de interés garantizan que el propietario del inmueble reciba su pago de forma puntual sin importar que el inquilino se atrase por un motivo justificable o no, lo que hace que sean la alternativa más confiable para evitar el impago de alquiler.